Desde junio de este año se desarrolló en México un movimiento de médicos que busca que defender el honor de esta maravillosa profesión y exigir que se trate con justicia y verdad a los 16 médicos involucrados en un caso de negligencia médica.
La gota que derramo la copa y que desarrollo de manera rápida e inesperada el movimiento, fue que un padre de un menor de edad fallecido, Sergio Gallardo Ramos convocó a los representantes de los medios masivos de comunicación, para anunciar el fallo de un juez de distrito que libró órdenes de aprehensión contra los médicos que desarrollaron el tratamiento médico por el delito de homicidio culposo por la muerte de su menor hijo por supuesta negligencia médica. El menor murió por daño orgánico sistémico compatible con tuberculosis intestinal en diciembre de 2009.El movimiento #YoSoy17, que surgió en redes sociales, y con el lema: “Somos médicos, no somos dioses ni criminales”, convoco a una marcha a la que le llaman “Por la Dignidad” de profesionales de la salud en diversas ciudades de México el pasado 22 de junio de 2014, cuyo objetivo fue defender a los 16 galenos del Hospital de Pediatría de la Delegación Jalisco del IMSS acusados de homicidio culposo por el deceso del mencionado menor.

Los afectados difundieron con el hashtag #YoSoy17 sus planes de marchar, movilización que está (incluso hoy en día) siendo ampliamente respaldada en Twitter y Facebook donde además de la indignación de los médicos, destacan las quejas por las bajas condiciones laborales en el Seguro Social como mejores salarios, guardias no tan extenuantes, seguridad a los pasantes asignados a zonas peligrosas, entre otras inconformidades.

Aunque aquí en Colombia, no se conoce algún caso en la que en una investigación por negligencia médica se le haya dictado medida de aseguramiento de detención preventiva en contra del médico, si es marcado en el ambiente social y judicial al igual que en México una persecución a los profesionales de la salud.

No estamos en contra que un paciente busque la verdad sobre lo sucedido en su atención médica o la de una familiar y que vaya a instancias imparciales (juez) para que busque esa verdad, lo que si buscamos es que el medico sea tratado con imparcialidad, sin prejuzgamientos y que este y su actuar sea examinado a través de una justicia más técnica y especializada en estos temas.

La pregunta es: Cuando los médicos de Colombia se unirán para lograr este fin?